Descubre qué motivación existe para el personal de una empresa y cómo llevarla a cabo. ¿Necesitas ayuda con la formación de tu empresa? Contáctanos.

La motivación laboral es un punto clave para las empresas de hoy. A través de diferentes formas se busca incentivar a los trabajadores para que mejoren su rendimiento. Esto impacta de manera positiva, ya que implica más productividad y mayores ganancias, lo que permite un desarrollo sostenido de la empresa.

La motivación laboral es la capacidad que tiene una compañía de mantener a sus trabajadores concentrados y comprometidos para rendir al máximo de sus capacidades. Hay distintos tipos y técnicas de motivación para el personal de una empresa, las cuales desarrollaremos en este artículo.

 

Tipos de motivación para el personal de una empresa

 

Existen tres tipos de motivación para el personal de una empresa. El primero está relacionado al nivel de necesidad, el segundo a su origen y el tercero al estímulo percibido.

 

Nivel de necesidad:

 

  • Primaria: La motivación primaria se da cuando el empleado trabaja para satisfacer sus necesidades básicas.
  • Social: Se presenta en situaciones donde el accionar de la persona está motivado por querer ser aceptado por un grupo social.

 

Origen de la motivación:

 

  • Intrínseca: La motivación intrínseca se genera en base a factores internos del trabajador. En estas ocasiones, las empresas no pueden ejercer ningún tipo de influencia.
  • Extrínseca: Es la motivación laboral inducida por elementos externos al sujeto (reconocimientos o aumentos). En este aspecto es donde la empresa debe recurrir a acciones que incentiven a la persona.

 

Carácter del estímulo percibido:

 

  • Motivación negativa: Se asocia a la motivación con una amenaza o castigo.
  • Motivación positiva: Se produce en situaciones en donde el factor motivador se genera con premios o recompensas.

 

 

Técnicas de motivación para el personal de una empresa

 

Las técnicas de motivación para el personal de una empresa incluye distintas estrategias que pueden utilizarse. Ellas son: 

  • Fijar roles: Una de las primeras tareas que tienes como jefe es fijar roles para que cada uno de tus trabajadores tenga una función clara y específica.
  • Establecer objetivos: Es fundamental que se establezcan una serie de objetivos para el personal de trabajo, es decir, qué esperas de ellos. De este modo, ellos sabrán qué hacer y cómo hacer sus tareas. 
  • Confianza: Los empleados tienen que percibir la confianza que depositas en ellos. De este modo se sentirán más seguros en sus labores y actividades. 
  • Flexibilidad: Intenta ser flexible con los horarios y los descansos. Recuerda siempre que las imposiciones laborales estrictas generan malos ambientes de trabajo y dificultan mucho la motivación.
  • Reconocimientos: Cuando alguien del personal hace algo bien, demuestra agradecimiento y gratitud. Puedes felicitarlo en privado y en público.
  • Interés y preocupación: Demuestra que estás interesado y te preocupan tus trabajadores. Haz preguntas sobre sus familias, sus hobbies, intereses, etc. También recuerda estar al tanto de sí cuentan con las herramientas de trabajo necesarias. 
  • Respeto: El buen trato entre pares es uno de los grandes pilares para motivar a los empleados. Sin respeto es imposible entablar diálogos de confianza y sinceros.
  • Recreación: Encárgate de organizar tiempos de recreación para los trabajadores. Hacerlo mejorará y renovará los vínculos sociales en tu empresa.

 

En Ideas te ayudamos con la formación de los empleados

 

¿Estás interesado en formar a tus empleados?, ¡Contacta con nosotros! En Ideas te ofrecemos cursos y capacitaciones dictadas por los mejores profesionales. Además, gestionaremos la bonificación del 100% del curso a través de los créditos que la FUNDAE entrega en todo el país. Si tienes preguntas, no dudes en consultarnos, con gusto responderemos tus inquietudes.

Para obtener más información, puedes hablarnos al 971 721 154 o escríbenos a través del botón de WhatsApp que encontrarás abajo a la derecha.

Contáctanos